Puerto Rico 2025: un sueño posible – Dennis Román Luis

Aspiro en 2025 escribir lo siguiente:

En 2017, el gobierno electo de Puerto Rico y la Junta de Control Fiscal desarrollaron una alianza de país, con la sociedad civil, la empresa privada y los otros partidos de minoría. Se decidió como punto de partida, dar continuidad a proyectos importantes de la administración del gobernador anterior.

Los proyectos destacados fueron los de las leyes 20 y 22 de reducción de impuestos a extranjeros, la retención de empleos de manufactura, turismo, agricultura, estímulo de las exportaciones, seguridad, protección de los recursos naturales y ordenamiento de los usos del suelo. Luego de continuar lo que funcionaba (dar continuidad), se trabajó en la agenda del Plan para Puerto Rico. Se coordinó una estrategia de desarrollo endógeno, fundamentada en: Desarrollo Económico, Desarrollo Social y Estabilidad Financiera.

Desarrollo Económico. Se aprobó la sección 245a del Código Federal, para estimular la manufactura, lo que permitió que se quedaran las manufactureras que estaban en el país y vinieran nuevas. De 75 mil empleos que había en manufactura en 2015, aumentaron a 100 mil en 2022, aun así menos que los 124 mil que hubo en este sector en 2002.

Cabe mencionar, que en lo que la economía mejoraba, el gobierno de Donald Trump mantuvo el crédito federal a las foráneas, lo que ayudó a que el gobierno de Puerto Rico no tuviera que desembolsar de otras fuentes los sobre $2,000 millones anuales que estos fondos del impuesto a las foráneas generaban a la economía boricua.

Se logró privatizar áreas de gobierno, incluyendo ciertos servicios y principalmente las tierras y locales sin usos productivos. El enfoque en productividad y competitividad que había en el sistema, ayudó a que la economía volviera a crecer a ritmos superiores al 3%, algo que no ocurría desde 2000. Se bajó el costo de hacer negocios, principalmente el costo energético con nuevas fuentes de energía renovable. Los negocios expandieron y se desarrollaron nuevas empresas locales e internacionales. También se pudo comercializar con otros países, luego de revisar de manera moderada las leyes de cabotaje.

Se regionalizaron servicios municipales y se estimularon nuevas empresas municipales. La estrategia principal de los alcaldes y del gobierno central fue redesarrollar los centros urbanos y los corredores comerciales principales. Hubo redesarrollo en las zonas urbanas y plantas de PRIDCO. Fueron clave las alianzas público privadas y revisar todos los proyectos pendientes de permisos. Obviamente, se aprobaron solamente los que no atentaban contra el ambiente.

Desarrollo Social. Con una estrategia de gobierno amigo, se trabajó día y noche para combatir la pobreza y la desigualdad social. Se logró ampliar la clase media y la tasa de familias en el nivel de pobreza bajó a 35%. En esto fue clave lograr un programa de eficiencia educativa 24/7. También se trabajó de manera urgente una reforma del sistema de beneficiencia social, con énfasis a una transición de “welfare to work”. Se llegó al punto donde era más rentable trabajar que recibir fondos de beneficencia y pertenecer a la economía informal. La salud y los adultos mayores fueron piezas fundamentales en el nuevo escenario boricua. Se mantuvo la paridad en fondos federales “Medicaid y Medicare”. Además, se protegió el retiro de los adultos mayores y se entendieron las necesidades de estos y los servicios que estos requerían. Ver la ayuda a los adultos mayores como una manera de justicia social y de reactivación económica fue clave.

Estabilidad Financiera. Se trabajó eficientemente la negociación de la deuda del país, la que se bajó, de casi el 100% del Producto Bruto, al 70%. Los bonistas y el gobierno cedieron ciertas áreas en la negociación. La Junta Fiscal estuvo solamente cinco años en el país. Un elemento fundamental fue que se cambió el sistema fiscal de IVU a IVA y se revisó el costo-beneficio de cada impuesto y exención contributiva, lo que permitió que se recaudara 10% más ingresos que gastos anualmente.

La campaña agresiva de credibilidad boricua ayudó a confiar en Puerto Rico, su gente y sus finanzas. La prensa internacional vino a documentar la transformación de la economía boricua, algo que también ocurrió en décadas pasadas, cuando venían de otros países como Singapur, Irlanda y Malasia a copiar nuestros modelos de planificación. Puerto Rico se levantó.

Y me desperté. Les recuerdo que esto no es un pronóstico, pero si ocurren ciertas acciones medulares, Puerto Rico podría volver a la ruta de progreso, crecimiento socioeconómico y calidad de vida.

Dennis Román Luis

2 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.